11 dic. 2013

10 buenos consejos para mantener el hambre a raya












Si eres de los que cada una hora se dirige al 
refrigerador en el intento de cazar algo para comer, a continuación te damos 10 buenos consejos para mantener el hambre a raya que por supuesto te ayudarán a poner orden en tu dieta y favorecerán el cuidado de tu cuerpo.

Decálogo para mantener el hambre a raya

Si buscas que cada comida te sacie para así no ir en busca de alimento poco tiempo después, los siguientes consejos serán de utilidad, pues no sólo calmarán el hambre, sino también, la ansiedad y los deseos de comer:
  • Que no falten proteínas en tus comidas, ya sean de origen vegetal o animal, pues éstas tardan más en digerirse y por ello, nos mantienen saciados por más tiempo. Además, al contener triptófano muchas de ellas nos ayudan a calmar la ansiedad y a lograr una sensación placentera tras las ingestas.
  • Escoge preparaciones de bajo índice glucémico, ya que éstas nos proveen de energía lentamente y a largo plazo, por lo que, evitan que se eleven señales de hambre rápidamente después de comer. Así, si eliges pastas, mejor al dente, integrales y con vegetales o carnes que acompañen.
  • Bebe suficiente líquido, de manera de calmar la ansiedad y no confundir la sensación de sed con la de hambre que nos estimula a comer. Si te mantienes hidratado, comerás más ajustado a tus necesidades.
  • Elige preparaciones con fibra, pues necesitan de mayor masticación para ingerirse y ello contribuye a lograr más saciedad. A mayor consistencia de una preparación, más saciedad produce y menos hambre tendremos tras su consumo.
  • Come siempre sentado y a la mesa, pues de esta forma propicias la toma de conciencia de que estas recibiendo alimento, registras lo que comes y tienes más probabilidades de no buscar alimento después.
  • Que no falten horas de sueño cada noche, ya que el descanso incorrecto puede conllevar una alteración en las hormonas de hambre y saciedad, estimulando la ingesta de alimentos y necesitando más para calmar la necesidad de comer.
  • No pases más de 4 horas sin comer, pues lo único que lograrás es acumular hambre y favorecer el descontrol posterior. A mayor nivel de hambre más tardas en lograr saciedad y control en tu ingesta.
  • Realiza ejercicio con regularidad, ya que el ejercicio favorece el autocontrol al momento de comer, mejora los niveles de leptina que ayuda a lograr saciedad fácilmente y además, reduce nuestro apetito o deseos de comer por placer.
  • Registra todo lo que consumes, lo cual ayudará a que moderes tus deseos de comer entre horas y de estar constantemente comiendo, pues te darás cuenta con facilidad de lo que ha ingresado a tu cuerpo.
  • Evita combinaciones peligrosas que pueden resultar adictivas e invitarte a seguir buscando más de ellas, como por ejemplo, evita mezclas de grasas y sal, así como de grasas y azúcares simples.
  • Con estos 10 buenos consejos podrás mantener el hambre a raya, no sólo cuidando lo que comes sino también, el momento y la forma en que ingieres alimento.
    Si puedes controlar tus deseos constantes de comer y ajustar tus ingestas a las necesidades del organismo, sin duda será más fácil cuidar la línea y la salud del organismo.
    Fuente: 

No hay comentarios:

Publicar un comentario